Cuadros de Frida Kahlo

Pintora, feminista militante, orgullosa mexicana… Frida Kahlo, la artista que expresó sus alegrías y dolores a través de la pintura. Si te encanta todo lo que simboliza Frida es necesario que decores tu espacio con alguna de nuestras laminas enmarcadas.

Biografía de Frida Kahlo

Frida Kahlo, fué principalmente una artista del siglo XX, hija del fotógrafo e historiador alemán Guillermo Kahlo y de Matilde Calderón y González. Su infancia, sus enfermedades, su apasionado pero tumultuoso matrimonio, sus dolorosos autorretratos demostraron que vivió toda su vida con una sola idea en mente: la libertad.

El actual Museo Frida Kahlo es en realidad la casa en la que nació y murió. Nacida en la Casa Azul, creció en una familia de cuatro niñas en el barrio burgués de Coyoacán, en el sur de México. Aunque su fecha de nacimiento oficial es el 6 de julio de 1907, en 1922 la cambiaría por el 7 de julio de 1910, año en que se inició la Revolución Mexicana. Tras la muerte de Frida Kahlo, el 13 de julio de 1954, a la edad de 47 años, su casa se convirtió en un museo repleto de pinturas y obras de arte creadas por la artista para rendir homenaje a la cultura mexicana, que le era muy querida.

A los 6 años, Frida Kahlo fue diagnosticada de poliomielitis, una enfermedad infecciosa aguda también conocida como parálisis espinal infantil. Puede provocar parálisis, que suele afectar a las extremidades inferiores. A lo largo de su vida, Frida Kahlo sufrió una atrofia de la pierna derecha y un retraso en el crecimiento del pie, que ocultaba bajo vestidos largos. En 1925, a los 19 años, se produjo otra tragedia: un accidente de tráfico durante un viaje en autobús. Numerosas fracturas la llevaron a permanecer en cama durante muchos meses y a someterse a varias operaciones peligrosas. A lo largo de su vida, Frida Kahlo se sometió a 32 operaciones y usó 28 corsés diferentes para sostener su columna vertebral, afectada por una malformación de espina bífida. Un año antes de su muerte, su salud se deterioró y se le amputó una pierna. Fue el periodo más doloroso de su vida.

Aunque apasionada por el arte gracias a su padre fotógrafo, Frida Kahlo no se planteó inicialmente una carrera artística. Admitida en la prestigiosa Escuela Nacional Preparatoria, estaba muy interesada en las ciencias naturales y esperaba dedicarse a la medicina, vocación en la que habría triunfado gracias a su aguda mente. Fue una de las 35 chicas admitidas en la escuela, con 2.000 alumnos. Pero debido al accidente de autobús, se vió obligada a renunciar a su sueño. Fue durante este periodo cuando se interesó más por el arte, utilizando la pintura como medio catártico para expresar su dolor. Los caballetes se colocaban sobre sus rodillas o se suspendían sobre su cama para que pudiera alcanzarlos sin moverse.

Conociendo a Diego Rivera
Conocido mundialmente por sus murales, el pintor mexicano Diego Rivera conoció a Frida Kahlo cuando fue a la escuela de la joven en 1928. Impresionado por su talento artístico, declaró: "Poseía una sinceridad plástica fundamental y una verdadera personalidad artística. Sus obras transmitían una sensualidad vital, enriquecida además por una despiadada, aunque sensible, capacidad de observación". Aunque era 21 años más joven que el pintor, Frida Kahlo se casó con Diego Rivera en 1929. Su apasionada pero tumultuosa relación se vio salpicada por varias aventuras de ambos, incluida una con León Trotsky.


Una feminista de renombre
Afiliada al Partido Comunista a los 21 años, Frida Kahlo es conocida por luchar por la emancipación de la mujer en una sociedad mexicana machista. Bisexual, Frida Kahlo soñaba con la libertad. En una sociedad puramente católica, destacó desde muy joven gracias a su educación laica. A través de su arte, evoca el techo de cristal que aún restringe a las mujeres: el aborto, el patriarcado, la sexualidad… incluso utilizó su famosa monocinta como arma contra las presiones sociales y las expectativas estéticas impuestas a las mujeres. Artista apasionada por los placeres sencillos, era epicúrea y nunca dudó en dejarse fotografiar con atuendos masculinos, con un vaso de tequila en la mano y un cigarrillo en la boca. Estas imágenes anticonformistas contribuyeron a su escandalosa reputación.

Frida en París
Tras conocer a André Breton, Frida Kahlo se dirigió a Francia. El pintor surrealista, perplejo ante sus obras, la invitó a París para ver la exposición mexicana que se celebraba en la galería Renou et Colle. A pesar de su profunda aversión a la capital francesa, que calificó de sucia y pretenciosa (en parte debido a su aversión al movimiento surrealista), Picasso le regaló un par de pendientes en forma de manos de marfil, el Louvre compró uno de sus autorretratos y Elsa Schiaparelli creó un vestido en su honor: el Madame Rivera.

Antisurrealista
El motivo del rechazo de Frida Kahlo al surrealismo fue su existencia llena de obstáculos. Enfermedades infantiles, accidentes de tráfico, presión patriarcal, complicadas historias de amor, abortos… Frida Kahlo siempre recordaba el carácter autobiográfico de sus cuadros. No se inspiró en la inconsciencia y los sueños, como los surrealistas. Todas las luchas físicas y mentales se reflejan en las obras de Frida Kahlo. Ella añadía: "Pinto mi realidad". De hecho, al menos 55 de sus 150 obras totales son autorretratos.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00
Abrir chat
¡Hola! Bienvenido a Nostalgic Shop ¿Necesitas ayuda? Escríbeme un WhatsApp